Noticias, Sin categoría|

La energía eólica es aquella que se obtiene del viento, y se trata de una de las fuentes más antiguas de las que el hombre ha obtenido energía para su consumo. Consiste en convertir la energía que produce el movimiento de las palas de un aerogenerador impulsadas por el viento en energía eléctrica.

La energía eólica es una fuente de energía renovable, no contamina, es inagotable y reduce el uso de combustibles fósiles, origen de las emisiones de efecto invernadero que causan el calentamiento global.

Además, la energía eólica es autóctona, disponible en la práctica totalidad del planeta, lo que contribuye a reducir las importaciones energéticas y a crear riqueza y empleo de forma local. También es importante destacar que no emite sustancias tóxicas ni contaminantes del aire ni genera residuos ni contaminación en el agua. Por todo ello, la producción de electricidad mediante energía eólica y su uso de forma eficiente contribuyen al desarrollo sostenible. La energía eólica suministra actualmente más del 3% del consumo mundial de electricidad y se espera que para este año se supere el 5%.  A más largo plazo (2040), la Agencia Internacional de la Energía prevé que la energía del viento pueda cubrir el 9% de la demanda eléctrica mundial y más del 20% en Europa.

Utilizando aerogeneradores (modernos molinos de viento) aprovechamos esa energía cinética que se produce cuando las corrientes de aire mueven las aspas si soplan por encima de unos 15 km por hora. Ese movimiento hace girar el rotor del generador que hay dentro del molino, lo que permite transformar la energía cinética (la del movimiento que se produce) en energía eléctrica. Los aerogeneradores se instalan en grupo, formando lo que se llama un parque eólico, que se coloca en zonas donde el viento es más aprovechable.

Los parques eólicos ya instalados en las inmediaciones de Herrera de los Navarros son: Sierra de Luna (18 Megawatios, en adelante, MW), La Rinconada (30 MW), Las Majas VII A, B y C de 50 MW cada uno y las Majas VII E de 19 MW. Además, el nuevo parque La Cometa II (20 MW) ya está en obras y falta por construir Herrera de los Navarros (30 MW).

España ha sido uno de los países pioneros y líderes en el aprovechamiento del viento para producir electricidad. En 1994, se instaló el primer parque eólico en nuestro país, situado en la Sierra de El Perdón, en Navarra. Desde entonces, España tiene repartidos cientos de parques eólicos por todo su territorio y es uno de los países que más energía eólica produce, siendo el segundo de la Unión Europea y superado, solo, por Alemania.

En los contratos de alquiler firmados entre propietarios de terrenos y empresas promotoras de parques eólicos se han identificado varias posibilidades, concretamente las tres siguientes:

Pago mediante un porcentaje de la facturación

En esta clase de pago los propietarios de los terrenos perciben un porcentaje de la facturación de la instalación eólica previamente determinada en los acuerdos contractuales. En este caso el propietario de los terrenos se encuentra más expuesto a las condiciones de mercado, dado que se verá beneficiado en caso de que la facturación se incremente y perjudicado en caso de que disminuya.

Pago según la superficie ocupada

Esta modalidad de pago está basada en la ocupación de los terrenos que se origina a partir del proyecto del parque eólico. Es el utilizado en Herrera de los Navarros.

Pago en función de la potencia instalada

Tradicionalmente la modalidad más utilizada a la hora de llegar a acuerdos entre propietarios de terrenos y promotores eólicos consiste en el establecimiento de un impuesto anual en función de la potencia instalada. Esta modalidad de pago para el acceso a los terrenos a retribución va a estar condicionada directamente por el número de aerogeneradores y la potencia unitaria de los mismos que se encuentren en el terreno del propietario.

Además, la energía eólica crea puestos de trabajo, no solamente a la hora de construir e instalar parques eólicos, sino por el mantenimiento que precisan y las labores de apoyo necesarias en la producción de esa energía. Los parques eólicos suelen estar situados en zonas rurales, alejadas de las grandes ciudades. Eso produce un impacto económico positivo en zonas que lo necesitan, para no desaparecer por la falta de oportunidades y trabajo. En el caso de Herrera, la instalación de parques eólicos ha supuesto una fuente de ingresos para el municipio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window