Noticias, Sin categoría|

Las tradiciones de Herrera de los Navarros se construyen a través de las vidas de sus gentes. Fuentes llenas de proyectos, anécdotas y experiencias vitales que escriben la historia del municipio. Queremos empaparnos de todas ellas para conocer mejor las raíces de Herrera y descubrir lo que está por suceder.

A través de diferentes publicaciones del blog, recogeremos varias entrevistas a herrerinos que tienen una interesante historia por contar.

En la primera de estas entrevistas conocemos a Luis Brinquis, encargado del Comercio Romualdo Rubio, conocido popularmente en Herrera como “La Paz”.

Empecemos por el principio, ¿Podría contarnos cómo surgió el negocio?

Este negocio era de unos tíos de mi madre, que se dedicaban a la venta de tejidos. Durante la Guerra Civil fue destruido, y el comercio se trasladó a la casa de mi madre en la calle Carraluco. Posteriormente se reconstruyó el edificio, y en 1950 se volvió a reabrir en el emplazamiento en el que aún seguimos. En esta reapertura se añadieron más artículos a la tienda: ferretería, electricidad y algo de droguería y perfumería. 

Seguro que muchos herrerinos han venido al comercio preguntando por diversos objetos, ¿qué es lo más raro que te han pedido?

Casi todos los artículos que vendemos son de uso común, pero aún recuerdo cuando vendíamos las colonias a granel y hacíamos nosotros las mezclas.

Como venta fuera de lo común recuerdo cuando me encargaron bicicletas para los jugadores del Club Deportivo Herrera. Recuerdo que los del almacén de suministro tuvieron que meter prisa al fabricante, pero llegamos a tiempo para la entrega. Por cierto, aún se puede ver por Herrera alguna de esas bicis funcionando.

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en este Comercio?

El trato directo con la gente, especialmente cuando te dicen que has acertado con lo que les recomendaste. También me gusta cuando viene alguien buscando algo raro y da la casualidad de que lo tengo.

¿Y lo que menos?

Cuando me piden un artículo de uso común y no lo tengo, o si sale algo defectuoso y tengo que hacer devoluciones. 

Sabemos que la pandemia ha supuesto un salto en la digitalización ¿El negocio se ha visto afectado por el auge de las compras por Internet?

A todos los comercios pequeños nos afecta mucho la venta por internet, de hecho, muchos han tenido que cerrar. En mi caso tengo a favor el estar lejos de otros pueblos con un comercio fuerte y que si alguien necesita algo urgente no tiene que esperar varios días. Además, juego con la ventaja de que, si necesita solo una pila o tres tornillos, no tiene que llevarse el paquete entero, yo le vendo los que necesite, pero es complicado competir contra los gigantes de la distribución.

Pensando en el futuro, ¿Qué perspectiva tienes del porvenir del negocio?

De momento pienso seguir con el comercio mientras pueda, pero cada año se nota como el pueblo va menguando y los jóvenes son más de comprar por internet pero, aunque vaya eliminando algunas cosas, intentaré mantener los artículos habituales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window